domingo, 2 de octubre de 2016

IX EDICIÓN 8 HORAS DE RESISTENCIA EN SCOOTER CLÁSICO

Si lees desde un móvil no puedes oir a Rosendo mientras lees :), pero si buscas la opción Web si que puedes.
Dale al play,





Ir de resistencia en resistencia por toda España es una manera de vivir.

Creo que ya he utilizado todos los adjetivos que conozco para describir éstas reuniones, así que no me voy a repetir demasiado.

Cuando empecé a escribir sobre las vespas de "carreras", o mejor dicho, preparadas para las resistencias, mi intención fue dar a conocer éste bonito hobbie y contar cómo se vive un fin de semana de resistencia.

Muchas cosas han cambiado.
La primera barbacoa fue en Villarcayo y éramos unos 15. La carne se compró cuando acabaron los entrenamientos del viernes, había una pequeña barbacoa y una plancha eléctrica...
Sabiendo que Diego iba a hacer la barbacoa yo me había llevado petardos, y Juan y yo los íbamos tirando en un rincón al lado de un bidón-estufa de leña, a la vez que salíamos corriendo como niños chicos descojonados de la risa. Qué bien lo pasamos :)

En la primera edición de las 6 Horas de Alicante en Benidorm, las vespas no tenían la preparación que tienen ahora ni tampoco la competitividad y el pique y el estilazo que tienen los pilotos subidos en ellas, para nada.

Ahora las barbacoas previas a las resistencias son una FIESTA! 
(El grupo que vino éste año lo hizo muy bien :)
Juan se ha enganchado a tirar cohetes de los grandes.. 
Jose Carlos y yo somos los maestros pirotécnicos.
La carrera funciona sola. Todo el mundo sabe lo que tiene que hacer, es perfecto.
Damos el banderazo de salida y el banderazo final y yo lo flipo quemando tracas. (lo de la pólvora me lo voy a hacer mirar.. en el Levante somos unos locos de los fuegos, petardos, cohetes, tracas..) 


Con el cierre de temporada de éste fin de semana ya son tres los años que se celebra el "Trofeo Nacional de Resistencia Iberoscooter".
Cuatro resistencias, cuatro barbacoas, tres resistencias de 6 horas y una de 8 horas = 26 horas de intenso deporte, estrés, nervios, subidón de adrenalina, emoción, intriga y dolor de muchos músculos del cuerpo., porque hay que ver cómo se te queda el cuerpo...
Y las risas, muchas risas multiplicadas por cuatro con la misma gente, equipo arriba equipo abajo. Ésto, queridos todos, no tiene precio. Es alimento para el alma.

Yo hacía mucho tiempo que no veía a la familia pero ha sido como si no hubiera pasado el tiempo. Bueno no, el tiempo pasa para todos y ahora algunos vienen con la familia incluyendo bebés muy pequeños y un par de perros. Mola o qué?
También hay muchos equipos nuevos que no conocía, y me parece genial.
No creo que haya un deporte tan divertido y tan espectacular a éste nivel que agrupe tanto buen rollo entre todos. Me encanta

El nivel que hay ahora en los equipos que participan regularmente en el TR es altísimo.

Las vespas y la Lambretta, ojo cuidao con los Lambretta Soul Riders, están preparadas a conciencia, lo que implica lógicamente, más inversión en todos los aspectos.
Y me parece bien. 
Igual que me parece flipante los que improvisan un equipo y una vespa y se echan la manta a la cabeza a ver qué tal se les da y acaban las 6 u 8 horas.
A veces lo de "menos és más" tiene mucho sentido si vas a probar algo nuevo pensando poco más que en divertirte y disfrutar de las sensaciones de correr en un circuito con una Vespa o Lambretta. Ahí es nada, un simple y humilde scooter que ya de por si es complicado de conducir.

Pero lo que más sentido tiene de ésto es que como son tantas horas, el reglamento del TR permite cambio de motor o moto (con penalización claro, pero no estás obligado a retirarte porque se te ha estropeado el juguete y puedes seguir en pista), hablamos de una resistencia.

Y si rompes puedes intentar arreglarlo, si pinchas cambias rueda ó cámara, y si te resbalas, pues te resbalas., te levantas y a empujar la moto al box y a destriparla.
Yo también me he resbalado un par de veces y la culada luego duele, y si caes mal y alguno de los huesitos se rompen, pues es una puñeta, es lo que menos queremos todos, y no queda otra que aprender a tener paciencia porque todo se cura, igual que las roturas de los motores. (pero si no nos caemos mejor)
Todos mis ánimos a los dos muchachos que se cayeron y se lesionaron un poquito, y otros tantos que también resbalaron y hoy les debe doler hasta las pestañas.

A lo que voy, que una resistencia es resistir, insistir, persistir, pelear, aguantar, soportar, sufrir, encajar todo lo imprevisible que pueda pasarle al motor, moto o piloto en cualquier momento. Justo lo contrario de sucumbir y desistir.
Por eso nos gustan tanto. Es un gran esfuerzo a nivel físico, mecánico y mental, un gran desafío.

Es muy chulo correr en Vespa. 
En Lambretta nunca he probado, pero sé que más Lambrettas en pista alegrarían mucho al único equipo que participa en el TR.

Mañana o cuando empiecen a aparecer las fotos las iré recopilando y en poder os cuento más.

Desde éste nuestro humilde club, gracias por venir un año más!! 

Como dice Rosendo, Agradecidos! 












No hay comentarios:

Publicar un comentario